Guia Para comprar una alfombra

Guia Para comprar una alfombra

Breve historia de las alfombras

Las alfombras fueron introducidas en Europa a través de la cultura árabe, su nombre original era al-hanbal y se trataba de una cubierta formada por trozos de pieles las cuales iban colgadas de la pared o encima de la mesa. 

Fueron importadas por los cruzados durante las guerras santas entre cristianos y turcos en los siglos XI y XIII, y ya en el siglo XVII llegaron las alfombras persas, durante la apertura de las rutas comerciales hacia Asia central, aunque no fue hasta el siglo XVIII que se usaron para cubrir el suelo, en Occidente.

Desde aquellos tiempos hasta ahora han ido variando en formas, tamaños, colores y materiales lo cual te va a ayudar a tenerlo en cuenta a la hora de ubicar una alfombra en un determinado lugar de tu casa. 

Decora tu casa con alfombras

Hay muchas razones por las que tener una alfombra en casa es una buena idea, tanto decorativa como funcional. Partiendo de su variedad la cual difiere entre colores, estilos y patrones, puedes conseguir dar un toque de personalidad a aquella habitación apagada o amortiguar tu pisada, aportándote más comodidad al absorber aquellos molestos ruidos al caminar con tacones, sus propiedades aislantes harán que tu suelo sea más acogedor consiguiendo que el otoño y el invierno sean más placenteros ahora que están al caer. Además las alfombras sintéticas serán tus aliadas si tienes mascotas o niños en casa, ya que son fáciles de limpiar al recibir tratamiento antiestático, resistentes a las manchas o anti alergénico. Vamos a ver como guiarte a la hora de escoger esta pieza de decoración.

Si lo que estás buscando es una alfombra para la cocina, tienes las famosas alfombras hidráulicas  hechas mayormente de vinilo o de PVC, las cuales aportan muchos beneficios al ser previamente tratadas contra las ralladuras, las grasas de la comida, las alergias… y con infinitos diseños, los más famosos son los que imitan la auténtica baldosa hidráulica y sus dibujos geométricos tan característicos de principios y mediados del siglo XX creados por reconocidos artistas y arquitectos del Modernismo  como el diseño de Antoni Gaudí para la “casa Milà”. Este tipo de alfombra también puede ir ubicada en exteriores como en la terraza o en el cuarto de tu hijo  ya que son muy versátiles en cuanto a funcionalidad, limpieza y decoración.

Ahora bien, si buscas resistencia y te gustan las alfombra clásicas tienes las de fibra sintética, las cuales te aguantaran muy bien en exteriores o en zonas de mucho paso, aunque tienen un mantenimiento y limpieza más laboriosa que las de vinilo  o las de fibra natural como las alfombras de sisal.

En definitiva hay que tener varias cosas en cuenta a la hora de elegir una alfombra según su función y decoración, no solo has de fijarte en el color, la forma o su estampa, también es muy importante mirar de que están hechas, para que te perduren en el tiempo y sean practicas cuando toque limpiarlas, como por ejemplo, las alfombras de lana son fuertes y agradables al tacto pero necesitan mucho cuidado, en cambio las de nailon son más fuertes y desprenden menos pelo, o las de tatami, que son suaves pero tienen un desgaste rápido.

Aprovecha este momento de cambio de armario para dar un toque hogareño a tu casa comprando (link mbdecora/alfombras) una alfombra.

Todos los comentarios

Dejar comentario